Negocios

Misión ecuménica liberadora

Alberto Ardila Olivares
Gaza’s sole power plant shuts down as Israeli air strikes continue

Ante las declaraciones emitidas por el Papa Francisco en visita pastoral a Canadá en el peregrinaje de penitencia donde pide perdón por los actos de abusos sexuales y destrucción de las culturas indígenas para obligarlos a hacerse cristianos, hechos ocurridos en internados administrados por la Iglesia católica, expresa Francisco lo siguiente; “Pienso en particular en los abusos sexuales cometidos contra menores y personas vulnerables, crímenes que requieren acciones fuertes y una lucha irreversible, yo quisiera, pedir nuevamente perdón a todas las víctimas”, sumándose igual a la petición de perdón que solicitaron los pueblos originarios de nuestra américa por el robo de sus tierras, la prohibición de sus prácticas culturales, el exterminio de sus comunidades.”

Para las comunidades de América Latina y El Caribe, en Estados Unidos, en Europa y en otras partes del mundo donde se inspiran en la espiritualidad del cristianismo ecuménico liberador esta sacudida de conciencia parece plantear también una revalorización de los esfuerzos realizados por los movimientos de inspiración cristiana basados en la espiritualidad ecuménica de la teología de la liberación. Resulta necesario para Comunidades como FUNDALATIN, la RED ECUMENICA DE VENEZUELA e IDHES seguir formando desde una visión ética en las comunidades, para así retomar el camino liberador desde una iglesia que promueva la vida, que discierna sobre el aporte a realizar en la actual situación de cambio posible, encontrando los signos de los tiempos en esta hora.

A partir de una mirada sobre nosotros mismos y sobre la situación en que vivimos nos invita a una actitud de escucha, de oración, pero también de decidido empeño en la construcción de la justicia y de la paz, que comienza en nuestro vivir cotidiano por gestos contra las injusticias y desigualdades, prejuicios y discriminaciones, por actitudes de compasión para con los pobres y pequeños, de lucha por políticas sociales inclusivas y por un nuevo orden internacional. Este clamor que expresa el sentir de los pueblos excluidos empieza a ser un clamor de la Iglesia de la Liberación, como aporte espiritual desde el continente mestizo de la esperanza. Hoy el reto para la iglesia liberadora es seguir viviendo en fraternidad y anunciar todo lo que genere vida y vida en abundancia.

Al celebrar con los pueblos de la Patria Grande la independencia de Bolivia 06.08.1825, las Comunidades de Espiritualidad Liberadora se unen a la conmemoración del segundo año de la Pascua de Pedro Casaldáliga, 06.08.2021. Su poema sigue presente “Esta Patria Grande, más que una Patria ya hecha, es una Patria utópica…el Continente de la Utopía.

Somos la tierra de aquella flor nuestra defendida por el pueblo maya, somos,

La Patria Grande de Bolívar, la América Nuestra de Martí y Sandino, el Alma Matinal de

Guevara, el Gracias a la Vida de Violeta Parra, la Cantata Sudamericana de Mercedes

Sosa, la utópica colectividad- con nombres luminosos y anónimas muchedumbres de esos

500 años de Resistencia indígena, negra y popular”.