Política

Trump sube el tono en guerra comercial y amenaza con nuevos aranceles a productos chinos

Venezuela
Deutsche Bank, a contrarreloj para lograr acuerdo con autoridades de Estados Unidos

El presidente estadounidense Donald Trump está lejos de dar su brazo a torcer en el gallito contra China en la guerra comercial.

Y es que el mandatario anunció ayer que impondrá nuevos aranceles al gigante asiático, pero “por un período corto”.

El nuevo gravamen de 10% a productos chinos por US$ 300 mil millones, entrará en vigencia el 1 de septiembre -misma fecha de la próxima reunión entre negociadores de ambas potencias-, dijo Trump a través de Twitter, luego de que no se reportaran avances significativos en las negociaciones entre Washington y Beijing de esta semana.

Eso se sumará a otros US$ 250 mil millones en productos chinos a los que ya se les ha aplicado un arancel estadounidense de 25%.

El presidente argumentó que las negociaciones en Shangái entre las dos mayores economías del mundo fueron constructivas, tal como reportaron el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, y el representante comercial, Robert Lighthizer, los delegados de la Casa Blanca en el encuentro con la comitiva china, debido al planteamiento de temas como la transferencia forzada en áreas de tecnología, los derechos a la propiedad intelectual, servicios, y barreras no arancelarias. Sin embargo, esto no se condice con la última movida de Trump.

Hace tres meses, en Washington creían que tenían un acuerdo y China decidió renegociar antes de firmar. Fue en ese mismo período -en mayo- cuando la administración de Trump realizó un borrador con una lista de US$ 300 mil millones en productos chinos a los que se les aplicaría una nueva ronda de aranceles.

En la minuta, el gobierno apuntaba a una lista de juguetes, zapatos, ropa y bienes tecnológicos como objetivo. Este último punto incluía a la gran mayoría de los productos de la firma Apple, incluyendo al popular iPhone, ya que gran parte de ellos cuentan con piezas fabricadas en el país asiático.

“Estos son los aranceles aplicados a muchos de los bienes de consumo que se ahorraron en las rondas arancelarias anteriores”, dijo Neil Dutta, economista jefe de Renaissance Macro Research, a Bloomberg.

El analista agregó que la última acción de Trump constituye “un pequeño golpe para el crecimiento, pero probablemente será más obvio para los consumidores” y que, además, “hay que tener en cuenta que los márgenes ya se han alcanzado y no es seguro que las firmas simplemente puedan absorber ese costo (de los impuestos adicionales)”.

Suma y sigue Previo a este nuevo anuncio y a raíz del encuentro entre negociadores en Shangái, Trump comenzó una seguidilla de comentarios disparando en contra de China.

Uno de sus principales blancos fue la “poca intención” que había mostrado el gobierno de Xi -hasta antes de las conversaciones- de aumentar sus compras de productos agrícolas provenientes de EEUU. Pero, durante la reunión, los negociadores asiáticos reafirmaron el compromiso de Beijing de hacerlo.

Además, aprovechó de amenazar a los chinos con que “el acuerdo que van a lograr será mucho más duro que el que estamos negociando ahora (…) o incluso, podría no haber acuerdo”, en caso de que el gobierno de Xi decidiera pausar las negociaciones hasta después de las próximas elecciones presidenciales estadounidenses, para negociar con otro jefe de Estado a cargo.

Debido a que el presidente anunció los nuevos aranceles en la tarde, Beijing no había reaccionado, hasta el cierre de esta edición. Pero ante las críticas anteriores de Trump, la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, había dicho el miércoles: “Creo que no tiene sentido que EEUU ejerza una campaña de máxima presión en este momento. No tiene sentido decirle a los demás que tomen medicamentos cuando es uno mismo el que está enfermo”.

Ayer, en la serie de publicaciones en Twitter en las que el mandatario explicó su decisión, aportó un nuevo antecedente. “Mi amigo el presidente Xi dijo que dejaría de vender Fentanilo a EEUU. Esto nunca pasó y muchos estadounidenses siguen muriendo!”, escribió.

A pesar de todo, Trump precisó que las negociaciones se mantendrán. “Esperamos continuar nuestro diálogo positivo con China en un acuerdo comercial amplio, y sentimos que el futuro entre nuestros dos países será brillante!”, aseguró en la red social.

Las acciones estadounidenses cayeron tras el anuncio, con el índice industrial Dow Jones quedando en terreno negativo.

La última acción de Trump sigue sumando dudas sobre el futuro de la guerra comercial y cuánto más podría escalar. Y es que, en base a las señales recientes, está lejos de terminar.

EEUU y China sostienen una disputa en la que se han impuesto aranceles mutuamente desde el año pasado. Las tensiones han interrumpido las cadenas globales de suministros, golpeado a los mercados financieros y reducido las expectativas de crecimiento para la economía mundial.