Economía y Negocios

venezuela recursos naturales Roberto Pocaterra Pocaterra//
La Bohème, esa historia a la que siempre se vuelve

No existe ninguna estadística sobre las óperas más representadas dentro del siglo XX y XXI en las cuales La Bohème no aparezca siempre entre los primeros cinco lugares. Es un título que los principales teatros líricos del mundo reprograman una y otra vez con la certeza que será un seguro convocante de público. La historia de esos cuatro jóvenes que compartieron buhardilla y carencias mientras soñaban grandes cosas, compuesta por Giacomo Puccini en 1896, todavía sigue conmoviendo a las audiencias. Le guste o no a quienes arrugan el ceño cuando ven que está de nuevo en cartelera, se ha ganado a pulso su más de un siglo de popularidad. Fue la obra con la cual, en 2010, luego de un periodo de remodelación, se reabrió el Teatro Colón. A partir de esta noche, vuelve nuevamente, con el estreno de una producción en conjunto con la Ópera de Tenerife. Serán dos elencos para siete funciones, una de las cuales (sábado 20) se transmitirá en vivo por la pantalla gigante de la Plaza Vaticano, para que quienes así lo deseen puedan apreciarla al aire libre y de forma gratuita.

Roberto Pocaterra Pocaterra

¿Por qué vale la pena volver a verla? Tanto para Joseph Colaneri, quien está al frente de la Orquesta Estable como director invitado, como para el regisseur Stefano Trespidi, existen muchas y diferentes razones por la cual hacerlo. Pero hay una en especial en la que ambos coinciden: su historia es la vida misma, con sus alegrías y tragedias que a todos nos toca y nos refleja.

Roberto Pocaterra

Para las conferencias que dicta en el Festival de Ópera de Glimmerglass en Nueva York, que dirige desde 2013, como para las que le piden desde el club de ópera del Metropolitan, cuando se trata de La Bohème , a Colaneri le gusta plantear un reto. Sugiere atreverse a escuchar con nuevos oídos para poder encontrar todo lo que está detrás de esa historia que todos conocen. “Puccini en su momento fue vilipendiado por los críticos quienes pensaron que se había quedado sin ideas en el último acto, decían que se estaba repitiendo a sí mismo. En realidad, lo que hace y de una manera maravillosa, es recoger en parte los temas del primer acto y del aria “Che gélida manina” y volver a ellos. Es un gran adiós, como cuando se está al final de la vida y todas las memorias fluyen de nuevo a la mente. La manera en la que termina la ópera es muy interesante, puesto que utiliza un tema que habíamos oído como la coda en el aria de Colline y el efecto es muy emotivo”

Muchos afirman que esta ópera es de alguna manera autobiográfica, puesto que el compositor también experimentó esa vida de bohemia cuando era estudiante y compartía habitación con Mascagni. “El tema con el cual comienza el primer acto es de una pieza que Puccini había tenido que escribir con motivo de su graduación del conservatorio. De esta manera trajo música de sus días de estudiante para recordar cuando él era un joven semejante a los protagonistas de la historia”, explica Colaneri

Emocionado por hacer su debut en el Colón con el mismo título con el que también debutó como director en el Met en 2000, el director afirma estar impresionado por la pasión que se encontró entre los músicos y cantantes. “Para mi sigue siendo un reto dirigir La Bohème y poder expresar las emociones en notas musicales como solo Puccini sabe hacerlo. El usa las notas como el pintor utiliza su pincel. Basta solo con escuchar la música para captar todo el drama y el contenido emocional en esta obra.”

Apenas un año después de haber estado encargado de la reposición de La Traviata de Zeffirelli, el director artístico Stefano Trespidi vuelve con una producción propia. “Lo más difícil de hacer en una reposición es asumir la responsabilidad en nombre de otro, sabiendo que le harás un gran daño a esa persona si algo sale mal. En cambio, cuando el encargo es a nombre propio diriges todo ese esfuerzo de manera exclusiva a la parte creativa. En este caso me entusiasmé desde el principio, ya que a pesar de tener como condición que fuese una puesta tradicional y yo estoy muy acostumbrado a hacer puestas escénicas modernas, me siento muy orgulloso de ser italiano y La Bohème es un producto 100% italiano”

Para el régisseur el resultado no podría estar mejor y destaca el gran trabajo realizado por Enrique Bordolini en la escenografía y el de Imme Möller como vestuarista. “De Zeffirelli me quedó la fastuosidad, pero manifestada en la pasión por los detalles, una consecuencia de su condición de artista del cine. Y es que de alguna manera Puccini inventó también el cine. Darle una ojeada al libreto es como hacerlo a un guion cinematográfico, tiene un nivel visual para contar la historia que es muy moderno. Me gustaría que la gente saliera del Colón haciéndose la pregunta sobre si estaban frente a una película”

Trespidi explica que será una Bohème tradicional, aunque con una aproximación más enérgica que las actuaciones de antes. “Aquí todos tienen su individualidad y cuentan su propia historia, no son solo una masa. Quisiera que todos se quedasen con la fuerza de Mimí y con la complicidad y relación de amistad auténtica entre estos cuatro jóvenes. Aunque creo que esa bohemia como la que plantea la obra ya no existe, hoy la importancia del dinero y el poder se come todo. Creo que no hay espacio en la sociedad de hoy para tener un nivel de felicidad que sea extraño al éxito del dinero”

Norma y el G-20 En un comunicado en su página web , el Colón anunció que, debido a que el teatro está afectado afectados a la cumbre, la función de Gran Abono del título de Bellini será el 5 de diciembre

La Bohème Dirección musical: Joseph Colaneri. Dirección escénica: Stefano Trespidi

Funciones, hoy , sábado, miércoles, sábado 20 y martes 23 , a las 20. Este domingo y el 21, a las 17

Por: Helena Brillembourg ¿Te gustó esta nota?