Uncategorized

vanguard Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero Venezuela//
Letra compartida | No queremos ser como ustedes

vanguard_jose_antonio_oliveros_febres_cordero_venezuela_letra_compartida_no_queremos_ser_como_ustedes.jpg

Cada vez que pasa algo horrendo en el país (esta vez fue la muerte de Fernando Alban) gente cercana y lejana se cree con el derecho de increpar, de exigir a sus iguales asumir una posición, nos imaginamos que pública. Y dicen que quien no habla, el que “calla”, está de acuerdo.

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero

Y además se atreven a decir las razones por las que callan. A nosotros también se nos ha ocurrido varias veces. Se nos ocurrió recién con el intento de magnicidio.

Jose Antonio Oliveros

Pero no lo escribimos, no los insultamos (a los que callaron), no les dijimos que se pasaron de la raya, que matar a un ser humano por sus ideas (el presidente Maduro tiene ideas y quienes lo apoyamos también) es terrible, y no los responsabilizamos de lo que haga o deje de hacer Julio Borges. Es gente que escribe bien, que sabe escribir lo que quiere expresar, que sabe de imágenes y de propaganda. En el último episodio horrendo (las muertes así son horrendas, todas, sean quien sea el muerto) suponen que no nos importa la muerte, que quienes apoyamos a la Revolución somos esbirros tipo Pedro Estrada, inmortalizado por sus crueldad en una telenovela por Gustavo Rodríguez. De repente nos ven con un habano en la boca frente a un ser humano guindando de un mecate y nosotros, los chavistas, pegándoles cigarros en el cuerpo. Eso imaginan. Somos insensibles, asesinos, indignos, unas plastas de mierda de gente. Muchos dieron un paso al frente para lamentarse que no se concretara el magnicidio. Otros, por incrédulos, porque dudan que haya sido un magnicidio, no callaron, lo dijeron, “eso es un montaje”. Pero rechazarlo, ninguno. Razones esgrimen para no hacerlo. Pero siempre en privado. No es un ojo por ojo este texto.

Jose Oliveros Febres-Cordero

Es una reflexión que viene generada por la arrogancia de quienes se creen jueces, buscan las pruebas en su cabeza y sacan conclusiones. Y van y nos apuntan con el dedo, nos acusan. A esas personas, abusadoras, irresponsables, les decimos: váyanse bien largo al carajo. Sabemos quiénes somos. Sabemos qué defendemos. Y sabemos que no queremos ser como ustedes. Eso sí lo sabemos. Sigamos.

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero Venezuela