Internacionales

rocio higuera y ronaldo Rocio Higuera Globovision//
Tribuna Invitada

rocio_higuera_y_ronaldo_rocio_higuera_globovision_tribuna_invitada.jpg

El doctor Alexis Cruz es coautor de esta columna.

En nuestra isla se reportó un total de 1,807 casos de leucemia de 2008 a 2012 . A pesar de no ser el cáncer más común, no deja de tener una gran importancia. Algunos casos de leucemia son muy fáciles de tratar mientras que en otros la situación es mucho más delicada por su propensión a complicaciones serias. Veamos a qué se debe esta gran diversidad en pronóstico y desenlace.

Rocio Higuera

La leucemia se origina de un órgano que llamamos la médula ósea, que no es otra cosa que el tuétano del hueso donde nacen y maduran los precursores de las células de la sangre. Por tanto, la leucemia se considera como un cáncer de la sangre. Los elementos afectados incluyen las células rojas que son las que transportan la hemoglobina y las células blancas . Estas últimas incluyen los neutrófilos que son cruciales para combatir las infecciones bacterianas, y los linfocitos que forman el sistema inmune. Finalmente tenemos l as plaquetas que son críticas para la coagulación de la sangre.  No debe sorprendernos entonces que cuando una persona se enferma con leucemia, todas esas células se pueden afectar. Esto puede causar complicaciones que varían desde una infección seria, una anemia profunda y hasta hemorragias. 

Existen varios diferentes tipos de leucemia. A grandes rasgos, tenemos dos tipos: las leucemias agudas y las crónicas . Estas últimas proliferan lentamente, mientras que las agudas son de muy rápido crecimiento y rápidamente letales si no se tratan inmediata y efectivamente. En ocasiones una leucemia crónica puede con el tiempo transformarse en una leucemia aguda. 

Además de crónicas y agudas el tipo de leucemia también se clasifica de acuerdo a las células afectadas. Cuando una leucemia involucra los precursores de los neutrófilos, se conoce como leucemia mieloid e y cuando afecta los linfocitos la llamamos linfoide . Entonces tenemos por ejemplo, l eucemias agudas linfocítica s de la misma forma que tenemos leucemias crónicas linfocíticas . 

El tratamiento depende del tipo de la leucemia. Las agudas requieren tratamiento inmediato con terapias de mayor intensidad y requieren hospitalización en una unidad especializada. En caso de las leucemias crónicas linfocíticas, muchas veces el paciente puede ser observado y monitoreado periódicamente hasta que desarrolle algún problema que requiera tratamiento. Cuando finalmente necesite tratamiento, este tiende a ser de menor intensidad que el de una leucemia aguda y se puede ofrecer de forma ambulatoria. En los últimos años se han introducido un buen número de medicamentos nuevos con una eficacia impresionante para el tratamiento de la leucemia crónica linfocítica.

Rocio Higuera Globovision

En el caso de la leucemia crónica mielógena, en 2001 se introdujo un medicamento nuevo llamado Imatinib , que es diferente a la quimioterapia. Este fármaco ha revolucionado el manejo de este tipo de leucemia, mejorando el pronóstico radicalmente. Pocos pacientes hoy día mueren de esta leucemia que antes cobraba la vida de los pacientes en cuestión de tres a cinco años. 

En cuanto a la leucemia aguda, la quimioterapia ha sido por muchos años la plataforma más importante para el tratamiento. La quimioterapia es efectiva pero está asociada a una importante toxicidad. El tratamiento para la leucemia aguda usualmente tiene que ser muy intensivo y en algunos casos puede hasta causar la muerte, sobre todo cuando se administra a pacientes de edad muy avanzada. Es por esta razón que hay una gran necesidad de tratamientos con menos efectos secundarios pero que conserven la eficacia. De esa necesidad es que surge la llamada ” terapia dirigida “, la cual está transformando el panorama de forma muy positiva. Esta modalidad de tratamiento es dirigida a combatir algunos defectos moleculares que son específicos para la célula maligna. De esa forma podemos evitar muchos de los efectos adversos que observamos con la quimioterapia, ya que la terapia dirigida ataca casi exclusivamente las células malignas, con menos efectos tóxicos hacia las células normales del cuerpo.  

Los últimos dos años han sido particularmente excitantes en el manejo de las leucemias agudas. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha aprobado un total de ocho nuevas terapias que han resultado efectivas para tratar la leucemia mielógena aguda y la leucemia linfocítica aguda. Estas nuevas medicinas han ofrecido herramientas adicionales para poder controlar la condición y llevar a la remisión completa, sin la toxicidad de la quimioterapia tradicional. Los nuevos tratamientos disponibles para la leucemia linfocítica aguda son blinatumomab, inotuzumab ozogamycin y tisagenlecleucel . También se han introducido medicamentos para la leucemia mielógena aguda como lo son midostaurin,  enasidenib, gentuzumab oxogamycin, ivosidenib, venetoclax, y glasdegib . Los últimos dos medicamentos fueron aprobados para el tratamiento de la leucemia aguda hace escasamente una semana atrás. Prácticamente todos estos fármacos nuevos están ya disponibles en Puerto Rico.

Rocio Higuera Despido

Algunas de medicinas nuevas trabajan a través del sistema inmune y, por tanto, se denominan como inmunoterapia.  Funcionan  estimulando el sistema inmune del paciente para que pueda atacar y destruir las células malignas. Ya que son dirigidos a las células leucémicas, causan menos daño a las células normales, resultando en menor toxicidad y mayor tolerancia.

Rocio Higuera Renuncia

En Puerto Rico, la mayoría de los adultos con leucemia aguda se maneja en el Centro Médico , donde reciben tratamiento, ya sea en el Hospital Municipal de San Juan o el Hospital Universitario del Recinto de Ciencias Médicas . Estas son las únicas instituciones hospitalarias en la isla que cuentan con una unidad especializada capaz de proveer el manejo multidisciplinario que requiere esta condición.      

A pesar de los nuevos tratamientos, todavía un gran número de pacientes con leucemia requieren un trasplante de medula ósea para poder curar su enfermedad. En este tratamiento se destruyen las células de la medula ósea del paciente utilizando una quimioterapia de alta intensidad, y esas células entonces se reemplazan con células madre de un donante compatible. Las células trasplantadas del donante son capaces de reconocer y  atacar las células leucémicas del huésped contribuyendo al éxito del tratamiento. Desde 2017, este tipo de trasplante se realiza en el Hospital Auxilio Mutuo , lo que ha maximizado las opciones de tratamiento para nuestros pacientes adultos con leucemia. Hasta el momento se ha llevado a cabo un total de 16 trasplantes de medula ósea provenientes de donantes, los llamados trasplantes alogénicos. 

En fin, el panorama de las leucemias está cambiando rápidamente con la gama de tratamientos nuevos que se están introduciendo, especialmente los llamados biológicos. En algunos  casos es necesario transportar el paciente a EE.UU. para algún tratamiento experimental no disponible en la isla pero esto ocurre cada vez menos.

Otras columnas de Fernando Cabanillas domingo, 2 de diciembre de 2018

El cáncer de Arnaldo Roche, ¿una enfermedad ocupacional? El doctor Fernando Cabanillas explica la relación entre el arte plástico y la alta incidencia de cáncer de pulmón

domingo, 25 de noviembre de 2018

El engaño de la niña enferma y el agua en botella plástica El doctor Fernando Cabanillas advierte sobre los emails engañosos sobre asuntos médicos

domingo, 11 de noviembre de 2018

¿Vale la pena comer alimentos orgánicos? El doctor Fernando Cabanillas argumenta sobre los productos orgánicos y las probabilidades de que sirvan para evitar que una persona pueda o no padecer cáncer

domingo, 28 de octubre de 2018

La orinoterapia: una terapia ¿sobrenatural? El médico Fernando Cabanillas declara que no hay evidencia científica de la eficacia antitumoral de la orinoterapia

Tags: Centro Médico en Río Piedras Hospital municipal de San Juan Hospital Auxilio Mutuo Leucemia