Negocios

Bancamiga y Tatuando Sonrisas reafirman su alianza a favor de la salud

El banco y la fundación atienden mensualmente a pacientes afectados por quemaduras. El objetivo es cambiar cicatrices por sonrisas

El banco y la fundación atienden mensualmente a pacientes afectados por quemaduras. El objetivo es cambiar cicatrices por sonrisas

Bancamiga Banco Universal y la Fundación Tatuando Sonrisas afianzan su firme relación en favor de personas afectadas por quemaduras, a través de tratamientos, asistencia y operativos médicos.

Ambas instituciones tienen una alianza desde hace cuatro años, la cual se ha ido consolidando junto a la evolución de los pacientes, que son atendidos por las doctoras Katiuska Rivero y Cristina Premerl, quienes están al frente de la fundación.  

El apoyo a las personas afectadas y a la Fundación Tatuando Sonrisas forma parte de los programas de Responsabilidad Social Empresarial de la institución financiera, aseguraron Carmelo De Grazia, accionista de Bancamiga y José Luis Queijerio, líder de las iniciativas de RSE del Banco.

La disciplina y constancia de los pacientes y del cuerpo médico para llevar adelante el tratamiento ha tenido resultados satisfactorios. En el último operativo realizado en Caracas todos los involucrados expresaron su agrado por los logros alcanzados.

Pacientes como Jean Carlo Cardozo, quien viene a Caracas desde Pendare, Amazonas; Andrés Graterol, quien reside en La Victoria y Diana Izarra, quien vive en San Martín, fueron atendidos en la última jornada y mostraron evolución en sus tratamientos.

Bancamiga apoya a los afectados con el propósito de que acudan mensualmente a sus citas para que se haga realidad el cambio de cicatrices por sonrisas, tal como lo sostiene el lema de la Fundación, que desde 2015 cuenta con el respaldo de Banco, indica Alberto De Armas, presidente ejecutivo de la institución.

Tanto Cardozo como Graterol e Izarra han logrado evoluciones considerables en sus lesiones que les han permitido recobrar la movilidad en las partes del cuerpo afectadas, mejorar su calidad de vida y recobrar la autoestima para reinsertarse a su núcleo social.

“El Banco está comprometido con esta noble misión y espera seguir impactando positivamente en la vida de estos pacientes, muchos de ellos jóvenes y niños que han sufrido accidentes de gravedad y que son atendidos por este cuerpo médico que trabaja con mucha pasión y mística, además de poner al servicio de los pacientes tecnología de avanzada como es el uso de láser, para mitigar las cicatrices”, afirma Armando Iachini, presidente de la junta directiva de Bancamiga.