Negocios

Alejandro Montenegro Banco Activo Little Elk//
EL COLAPSO DE LA ESPERANZA

Los amigos de la reconciliación, la paz y la vida digna en armonía con la naturaleza, debemos persistir en nuestro compromiso, y aceptar que el ser humano ha sido competitivo, belicoso y ansioso de poder y de riqueza en el transcurso de la historia. Afortunadamente las juventudes del mundo están comprendiendo la gravedad de la situación por lo que es presumible que las nuevas generaciones salvarán la especie. Desafortunadamente aún son muchos los seres humanos que alimentan la dinámica de desestabilización y fragmentación, para mantener los beneficios del poder, el dinero y el orgullo.

Alejandro Montenegro Banco Activo

Lo anterior, visto desde una perspectiva universal, también es válido en nuestra coyuntura nacional. Las últimas semanas son clara demostración de ello: la actitud belicosa del gobierno del país vecino; la declaración de “Iván Márquez” el pasado 29 de agosto, secundada por algunos excomandantes de las Farc anunciando el nacimiento de una nueva guerrilla, y la reacción del partido político de gobierno sugiriendo dar reversa en la construcción de paz

El nefasto gobierno venezolano ha cambiado el balance de potenciales en la región entre Estados Unidos, Rusia y China, creando una coyuntura geopolítica peligrosa. Los efectos negativos de las actitudes amenazantes y demenciales de Maduro son acrecentados por la errática política exterior de nuestro gobierno. No hay duda de que el deterioro creciente de las relaciones y la delicada situación en la frontera obliga mayor racionalidad de las partes. Ojalá los compromisos de aplicar el TIAR sean exitosos y contribuyan a la distensión. La pregunta que surge es si la actitud mutuamente agresiva tiene de parte nuestra la capacidad disuasiva que la sustente, y si es ignorada en qué momento y cómo hacerla visible

De otra parte, la propuesta de guerra aséptica y defensiva anunciada por “Iván Márquez” y su grupo disidente es inviable desde cualquier consideración de orden militar. Lo previsible es el apoyo del gobierno venezolano, la posible pero difícil alianza con el Eln y una nueva espiral de violencia, desplazamiento y violaciones a los derechos humanos, en un ambiente de polarización política, movilización social, desempleo creciente, narco cultivos, minería ilegal, atentados a la infraestructura estratégica nacional, bloqueos de las vías y zozobra

A lo anterior se suma el accionar creciente de estructuras mafiosas dirigidas desde México, que lideran el narcotráfico y suministran armamento, logística y financiación para aumentar la desestabilización, la fragmentación y el deterioro de la gobernabilidad

Estos escenarios hacen aconsejable:

Superar la esperanza de la guerra y privilegiar la esperanza de la paz

Ponerle hechos al discurso de la unidad nacional y revivir el propósito de colocar los intereses nacionales por encima de los partidos políticos

Lograr la unión y el compromiso de la empresa privada en la solidaridad, el autocuidado, la previsión y la acción conjunta

Apoyar la reintegración de excombatientes y la labor que se viene cumpliendo en los PDET y en los ETCR, entendiendo que la paz es mucho más que un programa de reinserción. Ella exige la concepción y el compromiso sobre un nuevo país

Igualmente, apoyar política y presupuestalmente a la Fuerza Pública. Elaborar indicadores confiables de impacto, gestión, efectividad, liderazgo e integración con las comunidades, y respaldo de la opinión pública

La juventud pide que no entorpezcamos su trabajo ni matemos la esperanza de un país en paz

*Miembro de La Paz Querida